Thursday, November 04, 2010

Monologue: Evolution

(Un hombre vestido como soldado se encuentra apoyado en los escombros de una explosión.)

Soy un misil. Soy también una bomba. Soy parte de un tanque de guerra, un pedazo de un avión de combate. Una vez, también, fui hombre, pero lo olvidé. Mis recuerdos quedaron convertidos en polvo, se han extinguido. Estoy solo.

(El hombre se levanta, camina en círculos mostrando desamparo. Repentinamente, cambia su expresión por un gesto agresivo, y mira al público.)

La única opción que tuve fue vengarme. Hacer pagar a aquellos que tenían la responsabilidad de mi olvido, herir a esos otros seres que habían envenenado mi presente y lo habían desaparecido. Por eso decidí irrumpir en las vidas miserables de quienes sí saben quiénes son y no lo merecen. Arrebatarles la paz.

(El hombre mira hacia arriba, hace la pregunta, y prosigue a seguir hablando con muestras de tristeza en su voz.)

Ay justicia, ¿en dónde estás? Una pregunta sin posibilidad de respuesta. Todo se ha vuelto vacío desde que decidí convertirme en un arma. Nadie quiere acercarse a mí por voluntad propia, nadie quiere leerme un libro antes de dormir o sentarse a contemplar la caricia del sol sobre verdes paisajes. Ninguna persona me abraza con cariño, ni me besa la frente. Detrás de mi armadura sé que hay atrapado un corazón latente que pide a gritos ayuda para que alguien lo libere de su cautiverio. Pero nadie acudirá.

(Levanta la frente, y con aire de prepotencia continúa.)

Por eso debo seguir adelante con mi ira como cubierta. Debo mantenerme fuerte para que el frío del rechazo no pueda quebrar mi coraza y colarse entre las grietas de mi piel. Me alimento con sangre de víctimas culpables, envilecidas por la sed de mi discordia.

(Se detiene repentinamente. Se concentra en un punto del escenario. Su rostro muestra un cambio notable en su gesto, que es ahora de tranquilidad, de felicidad, de ternura.)

Se acerca una niña, quiere jugar conmigo. Me ama, lo sé. Me cuida todo el tiempo, me ofrece consuelo, calma. Sonrisas.

(El soldado se sonríe, está feliz.)

Desdibujo su sonrisa cuando ella me toma entre sus manos y accidentalmente me disparo.

(De repente, se deja caer al suelo estrepitosamente. Llora. Se levanta lentamente, con las manos en su cabeza, con una firme aflicción. Dice lo siguiente pausadamente.)

El tiempo se ha detenido por un segundo. El dolor que me atraviesa es tan gigantesco que vuelven a mí lluvias de dolorosas imágenes. Es mi última masacre. Aún soy alguien, con instintos y miedos y sueños y esperanzas. Quiero sentir el tacto del perdón sobre mis hombros. Quiero que la mirada reflejada en los ojos de espíritus piadosos me otorgue la libertad. El metal sobre mi cuerpo ha hecho estragos, lo mantiene en el borde de la ruptura. Ya no quiero ser más un arma. He de partir.

(Toma su arma de dotación, y la arroja lejos de sí mismo.)

(Acompañamiento:
Placebo - The crawl)

The Crawl

It takes the pain away
but could not make you stay
it's way too broke to fix
no glue, no bag of tricks

Lay me down, the lie will unfurl
lay me down to crawl

Your smile would make me sneeze
when we were siamese
amazing grace in here
I'd pay to have you near

Lay me down, the lie will unfurl
lay me down to crawl

Don't go and lose your face
at some stranger's place
and don't forget to breathe
and pay before you leave

Lay me down, the lie will unfurl
lay me down to crawl
lay me down, the lie will unfurl
lay me down to crawl

Tuesday, October 12, 2010

Metal

Él había perdido el aliento. Las memorias cayeron sobre sus hombros con el peso de tres mundos enteros. Se derrumbaron montañas enteras, se hicieron pedazos. Montones de temores se abrieron paso a través del viento iracundo que sacudía sus entrañas. Las lágrimas corrían como ríos de líneas azules, desafiando con intensidad la sequedad del desierto que había consumido la alegría en su corazón. Ni la tristeza misma podía ser tan cruel, a veces creía él antes de sentir que sí podía. Sin miramientos se introdujo a través de su mirada, y descendió hasta su corazón, helando todo a su paso, ahogando cualquier atisbo de esperanza. Sus manos se fracturaron por la frontera de lo eterno, y dejaron entrar la noticia para arrancar sin piedad una despedida. Luego, todo se contagió de desesperación, y su espíritu se puso una cubierta de metal para no dejarse hacer más daño. Como no podía ser de otra manera, calló su adiós. Desde aquí ella lo entiende, lo vivió. Ella anhela que él no permanezca siempre con la rígida capa de metal, que a ella tanto le costó quitarse, tantas veces.

(Acompañamiento:
The Smashing Pumpkins - Soothe)

Soothe

Hug me, hug me again
hug me, hug me again
when will it start to sway
when will it start to
almost break you

Hug me, hug me again
hug me, hug me again

I'll miss you
I don't wish you hurt
I forgive you
I don't wish you away,
away, away

It'll almost break you
almost take you
almost break you
almost break you up

Friday, August 13, 2010

Garzón

La noticia resonó en mi cabeza, y en la de muchas cabezas más. Se sintió como una ráfaga de aire congelado directo a un cuerpo entibiado. Luego, el silencio. La negación. El dolor, un dolor profundo que borraba la aparente tranquilidad de un día cualquiera. Las sonrisas, estáticas, eran desfiguradas por una gravedad ajena a los eventos. El cielo, teñido de un azul intenso, poco a poco se tornaba de un color innombrable, y bajo sus ojos latía conmocionado el corazón de un pueblo. Habían lágrimas, ríos infinitos e invisibles de agua salada cargada de impotencia. Pensaba que si alguien pudiera devolver el tiempo, era el momento de hacerlo. Ahí, en el instante en el cual se quebró la integridad por el dorso del honesto, era necesario pausar todo, y borrarlo, y de paso construirlo todo de nuevo. Sin embargo, no fue así. Estalló el sufrimiento contenido, manchando los surcos de los rostros con un rictus de tragedia. Parecía una mentira, un invento desfigurado, una mala jugada de un payaso vengativo. Y a pesar de todo, era cierto. Luego, la implosión, el miedo, la indignación, el olvido. La brecha que permitió a otra injusta causa seguir creciendo, y crecer aún. Fue una masacre colectiva sin respuesta, sin preguntas. Quisiera saber para qué sirvió. Haces falta, Jaime.

(Acompañamiento:
Mogwai - I'm Jim Morrison I'm Dead)