Tuesday, March 17, 2009

Gaze

Ayer soñé contigo. La última vez que te vi fue hace años ya. El tiempo colapsó alrededor de cada sentimiento, de nuevo. Un día te quise. Un día sentí que te amaba, que realmente podía amar a alguien. Solamente un día. De nuevo, un día, sentí que podía confiar en alguien. Un día me enamoré de tus labios, y jugué con tus ojos como quien no tiene dueño, y alardea de su libertad frente a presos del alma. Viví a través de tus días alegrías inexplicables, inconmensurables. Me detuve frente a tu puerta, para descansar, y sin darte cuenta me diste la oportunidad de renacer. Sentí que te debía mucho, y pagué mi deuda. Entregué en hojas mi vida resumida, los instantes de añoranza más bonitos que logré recolectar después de conocerte, el pasado crudo que adornó mi historia. Fuiste mi primer amor, a pesar de que no nos amamos. Ni un poquito. Tal vez fue mi error, pero me concentré en más que ver tu deliciosa apariencia, me deleité en descubrir detrás de tus mejillas ruborizadas las huellas de un espíritu casi divino. No te idealizé, ni te permití hacerlo conmigo. Me conociste cruel, me saboreaste extraña, me encontraste misteriosa, me descubriste única. Lo dijiste esa vez. La única vez. Anoche apareciste de nuevo, te hiciste tangible en el nocturno latir de mi mente. Pasaste por el túnel desenredando el dolor. Estuviste aquí, pude sentirte.

(Acompañamiento:
Monster Movie - The impossible)

The impossible

When the fist star starts to shine
over my horizon in my mind
I hold my hands out to catch it
but I can't catch it, no no

So I dreamt to be impossible only reaching higher
and it helped me make it through the night
but I see everything simpler as a walk on the higher wire
and I will never believe that it will be alright, alright

I've always wanted to believe
in the things that I can't see
I reach my hands out to hold them
but I can't hold them, no no

So I dreamt to be impossible with me, reaching higher
and it helped me make it through the night
but I see everything simpler as a walk on the higher wire
and I will never believe that it will be alright, alright

Both can't think of nails on the gilt face
still I don't know
when will reach the valley below
and where am I going? am I free fall?
if it lasts forever it will feel like nothing at all, nothing at all

So I dreamt to be impossible with me, reaching higher
and it helped me make it through the night
but I see everything simpler as a walk on the higher wire
and I will never believe that it will be alright, alright

Monday, March 02, 2009

Angelito

El angelito sonreía a través de la persiana. En el piso superior, Marcela estaba concentrada maquillándose y David pensaba en adquirir una escalera. El aroma a melocotón de la crema que ella usaba dejaba una estela en la habitación, un aroma que enloquecía a David. Sus problemas no importaban ya, tenía un lugar para estar y se sentía cómodo. Sostener a una persona no debería ser tan difícil, pensó. Sería distinto si Marcela fuera Patricia, o Soledad. David estaba seguro de que él era excepcional, nada le apartaba esa idea de la cabeza. El angelito seguía sonriendo.

Marcela estaba cansada. Se notaba en sus gestos la necesidad de disimular su satisfacción, para hacer que realmente pareciera una profunda pena. Todos lo entenderían. Marcela veía siempre seres humanos egoístas y soberbios, como si fueran cualidades inherentes a su naturaleza. Terminó concluyendo que así era David. Una simple reunión dosificada de todos los pecados capitales. Pensó si Patricia o Soledad habrían aceptado vivir con alguien así. Ella lo consideraba un vegetal; aunque respirara, su estado autista resultaba maliciosamente cómico.

Odiaba su mirada perdida cuando abría a la fuerza sus párpados y no encontraba nada distinto. Ningún avance. Ningún retroceso. Enterraba sus uñas en su piel esperando una respuesta, pero nada cambiaba. Marcela sufría, pero no podía evadir su compromiso. Lo hizo tal como ella quiso, usando una pobre excusa para engañar a la culpa. Desconectar un cable marcaba la diferencia. Cuando cayó la primera porción de tierra sobre su rostro, David notó que el angelito que Marcela, su paranoica conciencia, diseñó para su lápida, no era perfecto, sino hermoso. Unos minutos más tarde, llegaba la psiquiatra a su consultorio y descubría al paciente con el cable de la lámpara de angelito enredado en la garganta y flotando en el techo.

(Acompañamiento:
Verde3 - Angelito)

Angelito

Érase un angelito, que del cielo bajó
con sus alas extendidas y en el pecho una flor
de la flor una rosa, de la rosa un clavel,
del clavel una niña que se llama Isabel

Isabel yo me llamo, hija de un labrador
cuando voy por el campo no le temo al sol
vengo en busca de flores que no son para mí,
son para un marinero que está loco por mí

Érase un angelito, que del cielo bajó
con sus alas extendidas y en el pecho una flor
de la flor una rosa, de la rosa un clavel,
del clavel una niña que se llama Isabel

Isabel yo me llamo, hija de un labrador
cuando voy por el campo no le temo al sol
vengo en busca de flores que no son para mí,
son para un marinero que está loco por mí