Sunday, January 18, 2009

Mirror

Huye presurosa de la ventana de su canto, ocultando en el sonido tenue de los pulsos los nervios que empiezan a aparecer. Tiembla. Sabe que en cuanto a errores se refiere, él le ha dejado a ella el privilegio de acumularlos todos. En sus ojos, deja que se refleje la absoluta admiración que ella siente por él, el absoluto desconcierto que siente él cuando la mira. Ahora ella y él intentan apartarse, desean evitar que la atracción que siente el uno por el otro se desvanezca antes de permitir que el daño se presente. Ambos quieren herirse. Con todas las fuerzas de su corazón, con toda la seguridad de su presente, quieren hacerse daño. Lastimarse es quizá lo único que les queda a ambos, ahora que las líneas de la soledad han delineado los párpados, y algunas se han extendido a la comisura de los labios. El tiempo no admite condenas, porque él mismo está condenado a condenar. Es su debilidad, y lo entienden. Ambos lo aprecian de cualquier forma, por encima de todas y cada una de las infinitas sombras que los han cobijado. La vida de ella, en paz con la de él, darán un atisbo de esperanza esta vez. Todas esas sensaciones cruzan su cabeza el minuto justo en que ella se despierta y lo mira a él en el espejo. Su reflejo es un poco travieso, y totalmente caprichoso.
(Acompañamiento:
The Smashing Pumpkins - Blank page)

No comments: