Wednesday, March 08, 2006

Día especial

En este día internacional de la mujer, he querido rendir un pequeño homenaje a aquellas que han significado tanto en mi vida:

Mi mami, porque siempre ha estado brindándome un amor incondicional, por escucharme y no intentar comprenderme. Por soportar mis tristezas, mis problemas y dejarme enfrentarlos sola, por dejarme crecer. Por guiarme firmemente, por estar a mi lado y dejarme sentir su presencia. Por despertarme cada día con sus manos y su frase "te amo, mi muñeca, arriba". Por mostrarme que la felicidad está dentro de nosotros y animarme a encontrarla en las profundidades de mis abismos. Por tener siempre la mente abierta a todos los dilemas que planteo. En definitiva, por ser mi mejor amiga.

Mi abuela Isabel, porque nunca he visto a una mujer que haya desarrollado tan increíblemente esa mágica capacidad de sacrificarse por amor. Porque ella nunca midió su entrega hacia los seres que amó y que aún ama. Porque su fuerza es sinónimo de vida y sus enseñanzas las llevo en el corazón. Además, porque es la viejita más rockera que conozco, le gusta escuchar música de los Guns and Roses. Otra mujer de mente abierta.

Mi tía abuela Mercedes, porque tiene en su cabello grisáceo el reflejo de toda una vida de tenacidad. Una mujer sin tapujos para decir las cosas. Directa, hermosa. Es igual de alta que un girasol, pero su espíritu es más fuerte y más grande que un roble. Debo confesar que es una persona de ochenta y tantos años que es capaz de sentarse a hablar conmigo sin temor a sentirse en otra época. La quiero un montón.

Mi bisabuela, que aún vive y tiene 94 años encima. Pues aunque ya la vejez ataca y hace estragos, ella conserva su erguida figura, su elegancia y su mirada profunda. Me mira y dice "mi niña, mi niña, siempre adelante" en su extraño lenguaje que a veces no logro interpretar. Pero con sus manos cuarteadas logra transmitirme el amor inmenso que me dió al nacer y ella todavía me podía tomar con la palma de sus manos.

Mi abuela Virginia, por haberme regalado a un papá tan espectacular. Por ser tan impertubable ante los problemas y por soportar durante tanto tiempo, el dolor de estar sola.

Mi tía Martha, por haber sido una gran ayuda en mi crecimiento. Por quererme tanto y demostrarlo de tantas formas. Porque aunque sufre, vive el día a día con mucha intensidad. Por ser tan especial.

La señora María, que falleció hace 6 años pero me dejó grandes recuerdos en mi infancia. Toda una fuente de amor. Creo que debe ser ya un ángel.

Bueno, en este pequeño recuento he obviado mil razones más del porqué son tan especiales. He olvidado mencionar también a otras mujeres que han dejado huella en mi vida y por supuesto, a mis amigas que me visitan. Para todas, un cálido abrazo. Estoy muy feliz por haber conocido a personas tan bellas como ustedes.

Y una dedicación especial...
(Acompañamiento:
Saiko - Lo que mereces)


Powered by Castpost

No comments: